Administración: Jimms & Dessie
Desde: 27.04.10
Abierto: 17.09.10
Capítulo: Primer encuentro: Hogwarts vs. Durmstrang


 
Felix Felicis
 Crea
 Relaciones
 Personajes
 Rol


 01 - Alumnos extranjeros llegan a Hogwarts
 02 - Allanamientos en la calle Little Hangleton
 03 - Primer encuentro: Hogwarts vs. Durmstrang
 ....
11 - TBA
12 - TBA
13 - TBA

 


Scorpius Malfoy ((Josh Holloway))

Ir abajo

Scorpius Malfoy ((Josh Holloway))

Mensaje por ... Felix Felicis el Jue Ago 26, 2010 1:37 am

SCORPIUS MALFOY
as: Scorpius Hyperion Malfoy ;; Scorpius, Señor Malfoy. Scorps (solo para Lily)
38 años ;; Jefe de Departamente de Misterio - Parte del Winzengamot ;; Orden-Nigra

__
¿Quien no conoce a la gran e ilustre familia Malfoy?, pregunte a quien le preguntes responderán afirmativamente, porque todo el mundo – mágico al menos – conoce la historia y gran rivalidad que en su momento hubo entre Draco Malfoy y Harry Potter. Si conoces la historia de Harry Potter, y todos la conocen, sabrás de inmediato la historia de uno de sus archienemigos de juventud, Draco Malfoy.
Aunque la verdadera historia, o al menos la verdadera historia de un Draco más centrado y cariñoso, no se conoce hasta que sale del colegio y conoce a Astoria Greengrass, una chica dos años más pequeña que él la cual pese a que ya conocía dado que estaban en la misma casa, los conocidos escarceos amorosos con Pansy Parkinson hacen que Astoria quede básicamente reducida a un segundo plano y casi eclipsada por esta, además claro esta los dos últimos años de Draco bastante metido en los Mortifagos. No será hasta tiempo después que tras una relación casi de dos años con Astoria decida casarse con ella y formar una familia, donde queda patente el nuevo Draco, igual de frío, distante, y poco amistoso que siempre pero quizás con muchas más cosas vividas y sabida que antes, por lo que simplemente la relación que mantiene con Harry Potter, el antes su enemigo máximo, se convierte en una relación de simples conocidos y distantes compañero de trabajo, ya que Draco tras finalizar sus estudios se convierte en Inefable, pese a que todos pensaban que Draco sería un ser muy poco inteligente resulta ser un gran oclumante y legeremante, así como un perfecto Inefable.
El uno de Enero de hace treinta y ocho años, Astoria tiene a Scorpius Malfoy tras unos dolores irresistibles y completamente insoportables, para finalmente traer al mundo al único hijo de Draco Malfoy: Scorpius Hyperion Malfoy, un bebé bastante blanco, de ojos completamente azules claros, y rubio como el platino, según su madre “Debería a ver sido mucho menos rubio, pero es digno hijo de un Malfoy”, aunque con el tiempo ese rubio intenso se irá oscureciendo para el deleite de Astoria. Sobre la infancia de Scorpius, o Hyperion – como lo llamaba su madre – se conoce poco, aunque por como es hoy en día debe ser bastante simple deducir que no tuvo un excesivo cariño por parte de sus padres, aunque casi que era normal sus padres no eran precisamente dos personas muy abiertas, tuvo que ser un niño más bien introvertido sumido siempre en sus pensamientos y cosas, leyendo, aprendiendo de los libros todo lo posible, de un carácter completamente frío y pensativo, sin ningún impulso natural, tal vez por eso hasta los ocho años no demostró su habilidad con la magia.
Eran las ocho de la noche en Wiltshire, y todos, - Draco, Astoria, Lucius y Narcisa – estaban sentados a la mesa cenando, o lo que ellos llamaban cenar, ya que desde hacía unos meses hasta ahora tanto Lucius como Narcisa, Draco y Astoria, solo hacían recriminarle al pequeño Scorpius su poca iniciativa en la magia, en que esperaba que no saliese squib o sería un gran deshonra para la familia, en aquel momento era Lucius el que le gritaba que tenía que empezar a esforzarse por hacer magia, mientras Scorpius no levantaba la cabeza de su plato de pudin de carne, que estaba saboreando delicadamente, fue entonces cuando unos fuertes estallidos como de platos rotos se comenzó a escuchar por todo el salón y cuando Scorpius levanto la vista un poco para coger el pan que había un poco más hacía delante, vio como todos en la mesa aparte de tener la comida en la cara, al menos su padre tenía un profundo corte en la cara, pero ni se inmuto, ni se preocupo por ello, simplemente corto su trozo de pan y siguió comiendo, cuando termino su plato levanto de nuevo la vista antes unos padres coléricos y unos abuelos entre enfadados y orgullosos para siemplemente decirles, “Si me disculpáis, me voy a al cama” y salió de allí como si aquella escena no hubiese sido su iniciación en la magia.
Tenía once años cuando una lechuza de color negro azabache entro por la ventana de la mansión de los Malfoy’s situada en Wiltshire, una casa que se podrías describir como una “hermosa mansión solariega” que tiene terrenos extensos, un sendero angosto flanqueado a la izquierda por setos pulcramente recortados y a la derecha por matorrales salvajes de corto crecimiento desemboca en un amplio camino que es cortado por un par de impresionantes verjas de hierro forjado que marcan los límites de los terrenos de la mansión. Si alguien toca las puertas de hierro, las barras de hierro se retuercen formando una cara espantosa que pregunta, con una voz retumbante y metálica, por el motivo de la visita. Dentro de los terrenos hay arbustos y pavos reales que rondan por ellos y detrás de unos setos hay una fuente. Un camino recto de grava lleva desde la verja hasta la puerta de la mansión, que está elevada del suelo por unas amplias escaleras de piedra. Las ventanas del piso inferior tienen forma de diamantes. La puerta principal se abre hacia adentro y tiene algún tipo de encantamiento que hace que se abra automáticamente a determinadas personas. Pues en medio de tanta ostentosidades, en la segunda planta, en la ventana que daba a la parte norte, se encontraba la habitación de Scorpius Malfoy, ventana por la que precisamente entro dicha lechuza con la carta de Hogwarts, el colegio de Magia y Hechicería que en su día había sido el colegio de sus padres, abuelos y sus antepasados más ilustres; dado el carácter del pequeño Malfoy, el único indicio de emoción que se le pudo detectar fue aquella noche cuando les comunico a sus padres que había recibido la carta del colegio y las palabras siguientes pronunciadas en un toco frío: “Padre, me gustaría, si es posible, ir mañana al Callejón Diagon, necesito varias cosas para el colegio, y lo más importante en encontrar una buena varita”, después de aquella simples palabras, formulada en un tono muy serio y bastante indiferente, no volvió a mostrar una emoción por ser parte de aquel colegio.
Dos días después de recibir la carta Draco y Astoria, llevan a su hijo al famoso y mítico Callejón Diagon, donde lo primero que hace Sacorpius es dirigirse a la tienda de varitas Ollivander’s, donde examina con mucha curiosidad la tienda y tras un examen exhaustivo, se para enfrente del mostrador bajo la atenta mirada de sus padre y del propio Ollivanders, y son su seriedad y frialdad acostumbrada pronuncia: “Me gustaría comprar una varita, señor Ollivander’s, tengo entendido según mis padres, que es usted el mejor fabricantes de varitas… Espero que tengan razón, porque quiero la mejor”, después de varias pruebas y tras varias miradas de cierto resentimiento hacía Ollivanders, empuña en sus manos una varita de treinta y cuatro centímetros de espino y núcleo de pluma de Fénix; era una extraña combinación, pero las chispas y la sensación que tuvo Scorpius al tenerla entre sus manos hizo que en ese preciso momento supiese que ambos estaban destinado hacer grandes cosas juntos. La visita al Callejón Diagon, no solo trajo una varita perfecta, si no los libros necesarios, dos preciosas túnicas de Hogwarts, y lo que después él llamo “Justo a mi varita, las dos cosas más importante”. La entrada al Emporio de la Lechuza, hace que a Scorpius se le dibuje una medio sonrisa de maldad y al igual que anteriormente había examinado exhaustivamente la tienda del viejo Ollivanders, hace lo mismo con esta, hasta que se topa de frente con unos ojos completamente verdes esmeraldas y un pelaje completamente negro, tanto que bien podría a verse dicho que entre la oscuridad de la tienda, solo se veían ojos, Lechuza y chico se miraron unos segundo a los ojos y supieron que serían grandes compañeros, por lo que no se lo pensó dos veces cuando le pidió a su padre que quería esa Lechuza; a la que más tarde le pondría Ahriman, como se llamara el Dios del mal para los Persas. Y la tercera cosa más importante para él fue la escoba, dado la peculiaridad de Scorpius en examinar las tiendas, cuando entro en esta y directamente fue hacía el estante donde se encontraba el último modelo de escoba sorprendió muchísimo a sus padres, pero indiscutiblemente no pensaron dos veces concederle el capricho a su hijo.
El uno de Septiembre de hace treinta y ocho años, Scorpius es acompañado al ande nueve y tres cuartos por sus padres, los cuales tienen un encuentro con el legendario Harry Potter y su familia. La impresión que tuvo Scorpius de aquel encuentro fue por una parte, que Potter no era tan especial como lo pintaban y lo segundo que los ojos de Lily eran preciosos, pero tampoco reparo mucho en ello. Al subir en el tren, sin saber muy bien como viaja todo el trayecto con Albus Potter, el hijo mediano de Harry Potter con el que misteriosamente surge la reacción contraria que la de su padre, con el padre de este, desde el primer momento se entiende de un modo asombroso y comienzas ha hablar de todo un poco. Cuando llego al castillo y tras entrar en el Gran Comedor, y ponerse el Sombrero Seleccionador en la cabeza, no hubo ninguna duda de a que casa pertenecía porque simplemente el Sombrero soltó una risita y dijo lo suficientemente alto “¡Slytherin!”. No hay que decir que toda la mesa de Slytherin prorrumpió en aplausos y vitorees, pero él ni se inmuto ante aquello, bajo elegantemente las escalerillas y espero paciente a que todos los demás alumnos fuesen seleccionados, prestando una mayor atención a Albus con el que había congeniado bastante bien y le pesaría mucho tener que tomarlo como enemigo si es que el Sombrero lo hacía Gryffindor, la sorpresa sin duda fue cuando el Sombrero al tocar la cabeza de Albus y tras un leve debate lo mando directo a Slytherin, fue para el único miembro que aplaudió.
Con los años Scorpius comenzó a ver en Albus al único amigo de verdad, aquel que pese que le costara mucho le contaba todo, el que mejor lo conocía, por el que muchas veces doblegaba su carácter y por él que se metió en más de un problema con su padre por ser su mejor amigo, incluso llegando a plantearle la posibilidad a su padre de “Si no me aceptas siendo el mejor amigo del hijo de tu peor enemigo, solo tienes que desheredarme y dejarme vivir mi vida tranquilo”, por ello cuando en un principio Scorpius se fijase un poco más en Rose Weasley, prima y mejor amiga de Albus, y Draco volvió a sus andadas, decidió que era mejor mantenerse al margen y desistió de tener algo más por respeto a su amigo y quizás por algo de respeto por su padre. Durante los años en Hogwarts, Scorpius se gano el puesto de buscador en el equipo bajo las órdenes de su mejor amigo Albus; perteneció desde su primer año a los chicos más aventajados en todas las asignaturas, así como también opto a ser premio anual en séptimo, pero no llego a conseguirlo porque simplemente no era una meta que le interesase.
Pero la vida de Scorpius cambia cuando con diecisiete años, termina por aceptar que esta enamorado profunda y perdidamente de Lily Luna Potter, la hermana menor de su mejor amigo. En principió todos aquellos celos, aquellos impulsos – la gran novedad en Scorpius y por la que tenía miedo – de querer matar a quien le hiciese daño, aquel sentimiento de no importarle mucho si Albus decía que se acercaba demasiado a ella… y todo ese enjambre de sentimiento se ven completamente expuestos una noche que tras salir en una de las “aventuras” – llamémosla así – de Albus y Scorpius al bosque prohibido para que Albus pudiese recoger y examinar algunas cosas que estaba investigando para un trabajo de herbologia, Lily tiene la maravillosa idea de seguirlos al verlo por la ventana. Sinceramente Scorpius no supo en que momento paso todo, pero de pronto estaba observando como Albus estaba agachado cogiendo unas plantas, y al momento siguiente como Lily estaba enfrente de un Troll gigante que estaba apunto de golpearla con el mazo. Fue un acto reflejo, en dos movimientos aparto a su amigo con el brazo y apunto al Troll con la varita lanzándole un potente hechizo que lo dejo en el suelo inconsciente, tras asegurarse que ambos estaban bien se dedico a él mismo y sus sentimientos, los cuales reconoció y a los cuales oculto; ya que si en su momento no mantuvo ninguna relación con Rose Weasley, por ser la mejor amiga de su mejor amigo, y por “respetar” a su padre, que le confesase a Albus y su padre que estaba enamorado de Lily, sería mucho, mucho peor, así que decidió mantenerse al margen de todo aquello, aunque los celos, los impulsos y deseos por estar con ella cada vez era más irrefrenables, ya que desde el momento en que la había salvado curiosamente se la encontraba más, tenían más situaciones comprometidas en las que Scorpius se callaba por no querer romper la amistad con la única persona que consideraba como un hermano, y tampoco se controlaba en las ganas de besarla y decirle lo mucho que la quería; hasta que tras un mes teniendo aquello malditos encuentros a sola por los pasillos donde era mejor callar, fue Lily la que encontrándose una vez más en uno de los pasillos con Scorpius, simplemente con el paso decidido y firme se planta delante de él y sin importarle en lo más mínimo que Albus venía justo detrás de Scorpius le planta un beso en la boca a la persona que le salvo la vida, Scorpius. Malfoy sabe muy bien lo que sintió en aquel momento, fue una mezcla entre alivió, dulzura, cariño, pasión, deseo y paz, que al separarse de él ni siquiera escucho como Albus le medio gritaba a Lily que, que era lo que estaba haciendo, hasta que simplemente Scorpius miro a su amigo y negó con la cabeza para decir en su tono tranquilo “No le grites, es tu hermana y… la chica que me gusta” después miro a Lily y por una vez en su vida, mostró una sonrisa sincera, cariñosa y amorosa, y no iba dirigida a su amigo. Claro que las cosas no se dieron felizmente ya que como era obvio Albus casi monto en cólera por todo aquello; así que después de unos días en los que parecía que Albus evitaba a Scorpius, este lo acorralo en la habitación y mirándolo a los ojos le dijo: “Sé que es duro saber que tu mejor amigo se ha enamorado de tu hermana pequeña, se que es duro saber que tu hermana pequeña lo besa delante de todo el mundo sin aviso, lo se y lo entiendo; también se que me conoces como nadie lo hace, y créeme, ni mi padre, por eso quiero que sepas, que la amo más que mi vida, y si la tengo que dar por ella lo haré sin dudarlo un segundo, también quiero que sepas que no quiero perder tu amistad, eres como mi hermano… pero si por estar con ella tengo que renunciar a ti, lo haré, así como si tengo que renunciar a la herencia de mi padre, o a ser su hijo, a mi apellido o a lo que haga falta… solo quería que lo supieses” y de la misma forma que entro en la habitación salió dejando a Albus reflexionando con ello, dos días después al comienzo de una de las ultimas clases del día, se sentó como siempre hacía a su lado, o al menos antes de todo lo que paso con Lily, le dio un golpe en el hombro con el suyo y le dijo “De acuerdo, que remedio… tendré que tenerte como cuñado”, y sin más volvieron a ser tan amigos. Amistad que hasta hoy dura. Ahora solo le quedaba su padre, que se tomo la noticia bastante mal, jamás pensó que su hijo terminase siendo el mejor amigo de un Potter, y mucho menos que se casase con la hija pequeña de esté, pero no le quedo de otra que aceptarlo, ya que Scorpius lo dejo muy claro, eso o lo perdía como hijo; así que dio su brazo a torcer.
Dos años más tarde, es decir, justo cuando Lily sale de Hogwarts contraen matrimonio, siendo el padrino de bodas el mismo Harry Potter y la madrina la madre de Scorpius, Astoria Malfoy, en una ceremonia bastante tranquila y discreta solo con amigos y familiares, donde todos recordaran: “Lo felices que estaban los novios, y lo mucho que brillaban los ojos de Scorpius”. Por aquella época Scorpius estaba estudiando para ser Inefable como su padre, llegando a ser uno de los mejores en la promoción por no decir el mejor de la promoción, también será por aquella época que Lily le anuncia que esta embarazada y que va a ser padre, noticia que acoge con un jubilo desbordante y muy poco propio de Scorpius, pero empezaba a asumir que cuando las cosas que le pasaba se trataban de Lily se sentía más un persona normal que fría como siempre.
El nueve de Julio, Lily Potter, la única hija de Harry Potter y Ginny Weasley, daba a luz a Juliet Elisabeth Malfoy en la casa del matrimonio Malfoy. Aquella noche Lily se había sentido más pesada y dolorida que otras noches, por lo que había ido a la cama mucho antes que de costumbre, y Scorpius simplemente había hecho lo de todas las noches: terminar la cena, ir al despacho adelantar un poco de trabajo y después de eso, sobre las doces comenzar a leer hasta que el sueño le viniese, ya que es un hombre de pocas horas de sueño; pero cuando el grito desgarrador de Lily retumbo en la casa a las tres de la madrugada Scorpius pensó que algo malo había pasado, que tal vez alguien que no debería había entrado en casa, así que cual fue su sorpresa cuando vio a una Lily con la cara desencajada tumbada en una cama encharcada en lo que parecía agua y mirando a su marido desafiante para acto seguido soltarle un “¡Scorpius deja de mirar y haz algo útil! ¡No ves que estoy de parto!”. Dos horas más tarde, entre dolores, sudores y más de un insulto muy impropio de Lily nació una niña de ojos completamente azules como los de su padre y rubia como toda la familia Malfoy, aún se puede recordar la mirada emocionada de Scorpius mirando a su primera hija y una medio sonrisa en los labios, cuando le dijo al oído “Pequeña, tu harás grandes cosas, serás inmensamente grande… y eres la cosita más bonita que he visto en mi vida, ¿y sabes, Juliet?, que eres mi niña preciosa”. Se puede decir que desde el primer momento que Scorpius vio a su primera hija, supo que sería la más parecida a él y efectivamente, es la más parecida a él interiormente, ya que físicamente se parece mucho más Scorpius Malfoy Jr.
Aquel mismo año, Scorps – como lo llama Lily – entra a formar parte de los Nigra Serpens, como espía para la Orden, la cual dirige su mejor amigo Albus desde hace poco, y al cual debe su lealtad ante todo, y aunque él sabe que llevando ese doble juego se puede llevar la desconfianza de muchos, por no decir todos, sabe que Albus confía plenamente en él y sabe a la perfección que jamás lo traicionara. Una vez fuera de la “universidad” – por decirlo así – se convierte en uno de los más jóvenes Jefes del Departamento de Misterio, cuando su padre, Draco Malfoy, deja el puesto en manos de su hijo.
Al año siguiente, Lily tiene a los gemelos Astrid y Scorpius Jr., los cuales en principio nacieron completamente como la familia Potter, morenos azabache cosa que no le importo en absoluto a Scorpius, después de todo también tenía la sangre de ellos, pero en un instante los chicos cambiaron su color de pelo a un rubio intenso y platino, muy característico de la familia Malfoy y por primera vez se escucho una sonora carcajada de Scorpius al ver que sus tres hijos habían salido, o al menos tendría el cabello rubio. La verdad es que para Scorps, desde que nacieron sus hijos a cambiado un poco, no con el resto del mundo si no más bien con su familia, es mucho más cariñoso, afable y sonriente, quizás sea eso lo que le impacte a los demás; pero así es él.
Como miembro de la Orden ha realizado muchos trabajos, pero sin duda el que más se le puede tener en cuenta y que solo sabe él y los implicados fue la muerte de Natasha Krum; era la mujer de Viktor Krum Jr., hijo del mismo jugador de Quiddichts. Viktor era uno de los miembros más respetados dentro de los Nigra Serpens, que aunque empezaba hacerse fuerte aun se la podía pisar con un pie y mandarlo todo al garete, pero un descuido, – aunque eso lo ve muy improbable Scorpius – o la inteligencia de Natasha hicieron que quedase completamente expuesto ante dicha familia, así que tras las vacaciones del paso de cuarto a quinto de su hija Juliet, así como del hijo de los Krum, Scorpius se presento en Groenlandia, donde mato de un “Avada Kedavra” en su propio salón a Natasha Krum, delante de su hijo al que apunto sin ningún ápice de bondad y que si no llega a ser porque Viktor Krum aparece en ese momento hoy por hoy Kalin Krum no estaría respirando; pero el reclamo del Lord hizo que ambos parasen por una fracción de segundo y acto seguido Scorpius le dijo a Viktor: “Debo irme, como bien sabes, pero recuerda tienes mucho más que perder que yo; estoy seguro que sabrás lo que te conviene.”, después de aquello las cosas se calmaron, al menos entre ellos dos, aunque hay que reconocer que la tensión y la hipocresía se palpa en el ambiente cada vez que se cruzan en la mansión del Lord, pero aunque Scorpius se a cuidado mucho las espalda aun no ha tenido motivos para sospechar de que puede a ver un intento de asesinato por parte de los Krum’s, porque considera que no solo Viktor puede atacarlo, si no que el hijo de este también tiene muchos motivos y razones.
Para Scorpius este verano ha venido llevo de novedades, y peligros nuevos: la primera novedad y casi se podría convertir en algo peligroso, fue la decisión que tomo su hija mayor Juliet con respecto a su futuro, “Papá, voy a ser Inefable”, eso por una parte lo enorgulleció, pero por otra lo alarmo, pesé a que ama su trabajo y no lo cambiaría por nada del mundo sabe lo peligroso que es, la de muertes que ha habido dentro del ministerio con esa profesión y no se lo desea a nadie, y mucho menos a su hija; pero ha decidido que si ella tiene la firme convicción – y lo ha demostrado – de que quiere estudiar y convertirse en una Inefable, hará que sea la mejor y sepa muy bien a lo que se enfrenta por ello le ha dado tareas extra este años en Hogwarts, así como una simple advertencia “Te iré a visitar, no sabrás cuando, por lo que esta siempre preparada para todo”. El segundo peligro, el dichoso torneo de quiddichts, en el preciso momento que supo que Kalin Krum y su padre viajaría a Londres, y peor aun que Kalin Krum, estaría en los mismos pasillos, y en el mismo terreno de juego que sus hijos a tomado las alertas suficiente, y ya tiene una idea en menté, una idea que sabe que podrá llevar acabo, solo esta esperando el momento oportuno.
Personalidad: Verdaderamente Scorpius Hyperion Malfoy, tiene dos personalidades, o mejor dicho tiene una para cada ámbito que pise. Desde siempre ha sido un niño, chico y hombre bastante frío, centrado, pensativo, distante, imposible de descifras excepto para aquellos que lo conocen bien, y desde hace un tiempo para acá solo son: Albus Potter, Lily Potter y Juliet Malfoy, en parte porque el se ha dejado conocer por ellos. Pero por otro lado se ser frío y distante, se puede transformar en un ser cariñoso, afable, sonriente e incluso simpático cuando se trata de su familia, para él son la razón de su existencia.

Gustos: Por encima de todo y todos; su familia, que nadie se atreva a tocarla porque estará muerto en menos de dos segundos. Las Artes Oscuras, siempre fue su pasión, y quizás por ello trabaja donde trabaja. Ama su trabajo, sabe que es peligroso pero lo adora. Leer y escuchar música clásica, siempre lo hace antes de dormir. Pasar tiempo con Lily, hacerle el amor, hablar con ella, mirarla, Lily en si. Saber en lo que se esta convirtiendo su hija mayor, aunque no le guste ver que pasara momento duros en ese cambio, se siente infinitamente orgulloso de ella y de la cabeza tan prodigiosa que tiene. Ver a sus hijos contentos, ayudar a Astrid con sus torpezas, la adora como es. El té, es algo que siempre le gusto y no se cansa de tomar.
Odios: Siempre odio a su padre por sus exigencias, pero jamás se impuso a que Juliet – ya que lo adoraba – tuviese relación con él. A Viktor Krum, aunque más que un odio es indiferencia, pero sabe que si toca a alguien de su familia esa indiferencia será odio profundo. Odia a los Nigra en general, aunque pertenece a ellos, él jamás fue de la opinión de “hay que matar a los sangre sucias, a los impuros, muggles y demás”. Saber que sus hijos andan en el mismo pasillo y terreno que Kalin Krum. No tenerlo todo controlado, y que las personas no sean puntuales. Odia que no se le tenga respeto y que no se le llame de usted, si no lo conoces. El chocolate, no le gusta para nada, lo considera asqueroso.

Relaciones: escribe aquí
Puede morir?: Si, solo cuando yo diga.
Interpretado por: Josh Holloway
Llevado por: мιѕѕ вoятoи.
avatar
... Felix Felicis
Admin

Mensajes : 474
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 27/04/2010

Ver perfil de usuario http://felixfelicis.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.